Gazeta Oeste, Noticias de municipios de Zona Oeste del Gran Buenos Aires
Empezó el juicio por la muerte de Sandra y Rubén en la explosión de la escuela en Moreno Empezó el juicio por la muerte de Sandra y Rubén en la explosión de la escuela en Moreno
El juicio por la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, la vicedirectora y el auxiliar de una escuela primaria de Moreno que fallecieron... Empezó el juicio por la muerte de Sandra y Rubén en la explosión de la escuela en Moreno
COMPARTIR

El juicio por la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, la vicedirectora y el auxiliar de una escuela primaria de Moreno que fallecieron en 2018 como consecuencia de una explosión de gas dentro del edificio, empezó en los tribunales de Mercedes con cuatro acusados.

El hecho ocurrió 25 minutos antes del ingreso de los alumnos.

Los acusados son: el gasista Cristian Ricobene, quien está imputado por “homicidio culposo agravado en concurso real con defraudación en perjuicio de la administración pública”; el interventor del Consejo Escolar, Sebastián Nasif; y los consejeros Mónica Berzoni y Jorge Galian, que responden por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El episodio ocurrió 2 de agosto de 2018 a las 8.06 en la Escuela Primaria N°49 “Nicolás Avellaneda” de Moreno. Una pérdida de gas produjo una explosión que le costó la vida a Sandra y Rubén, mientras estaban preparando el desayuno para los alumnos que tenían que ingresar 25 minutos después.

“Recuerdo que ese día me desperté y él me preguntó qué iba a desayunar. Recuerdo haberle dicho ‘Papá no vayas a trabajar’, pero él me dijo que no podía faltar porque tenía que ir a prepararle el desayuno a los chicos, así como yo debía ir a mi escuela”, contó Maia Rodríguez, la hija de 17 años del auxiliar, el pasado 2 de agosto con motivo del quinto aniversario de la “Tragedia de Moreno”.

Junto a los familiares de Sandra Calamano, los Rodríguez participaron como particular damnificado del debate oral que comenzaó las 10 en el Tribunal Oral Criminal N°4 de Mercedes integrado por los jueces Patricia Viviana Guerrieri, Fabián Fernando Brahim y Claudia Esquivel.

“La tragedia de Moreno para nosotros fue la corroboración brutal de que el ajuste, la desidia y el abandono, matan”, dijo Mariana Cattaneo, secretaria de formación político sindical del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), que en 2018 era secretaria general de ese gremio en Moreno.

Cattaneo sostuvo que el hecho marcó un antes y un después. “Ese 2 de agosto se rompió esa tranquilidad que existía dentro de nuestras comunidades, de que cuando dejás a tu hijo o a tu hija en la escuela y te vas a trabajar, queda seguro. Esta idea tremenda de que se puede morir en la escuela no la teníamos en nuestra cabeza”, aseguró.

Por eso la comunidad educativa pide “Justicia para Sandra y Rubén”, pero también “escuelas dignas y seguras”.

La gremialista, al igual que los familiares de las víctimas, lamentó que hayan quedado afuera del expediente los “responsables políticos” de la tragedia, grupo en el que incluyen al exdirector provincial de consejos escolares, Marcelo Di Mario; al exdirector general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Sánchez Zinny; a la exgobernadora María Eugenia Vidal; y al exministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro.

“Más allá de quienes están imputados, vamos a ir por los funcionarios porque ellos fueron los que abandonaron a esta escuela a pesar de los ‘Carpetazos Educativos’ previos realizados por el Frente de Unidad Docente Bonaerense, donde se reclamaba por los problemas de infraestructura y se denunciaban los incumplimientos del Estado”, dijo Rosa Merlo, abogada de las familias de Sandra y Rubén.

Es que dos meses antes de la tragedia de Moreno, precisamente el 31 de mayo de 2018, el Frente que conforman Suteba y otros cuatro gremios había realizado una manifestación denominada “Carpetazo Educativo” ante la Dirección General de Cultura y Educación, que concluyó con la entrega de carpetas que relevaban deficiencias en diversos temas. Una de las Escuelas que figuraba por problemas de infraestructura era la Nº 49 de Moreno.

Por otro lado, desde ese establecimiento habían notificado al Consejo Escolar sobre el persistente olor a gas al menos cinco veces desde principios del ciclo lectivo 2018 y el día anterior había estado en el establecimiento el gasista imputado para arreglar la fuga, enviado por las autoridades provinciales.

“Los docentes se pusieron al hombro los problemas de infraestructura pero a los funcionarios no les importó nada. Ese abandono, esa desidia, ese no oír lo que se les estaba diciendo era ‘una crónica de una muerte anunciada’. La consecuencia fue la muerte de Sandra y Rubén y tampoco les importó porque se quiso tapar todo y estos funcionarios siguieron trabajando como si nada, no fueron separados de sus cargos ni siquiera para investigarlos”, agregó.

Cattaneo recordó que el Consejo Escolar de Moreno estaba intervenido desde 2017, por lo que las autoridades provinciales de entonces “estaban mirando directamente el distrito; no pueden decir que no sabían cuál era la situación” en un contexto en el que “Vidal, desde su asunción, había paralizado las obras de construcción de nuevas escuelas y dejado de dar respuesta a los problemas de infraestructura”.

“Después de la muerte de Sandra y Rubén se paralizaron las clases en todo Moreno y los gasistas matriculados que Vidal mandó para recorrer las escuelas y revisar las instalaciones, encontraron que más del 80% de los edificios tenían pérdidas. Eso aumentó el nivel de indignación: ¿por qué no se hizo antes?”, señaló.

Para Diego Rodríguez, uno de los hermanos de Rubén, el primogénito de la familia falleció por un “asesinato laboral” porque “Sandra y Rubén se levantaron ese día como todos los días para ir a trabajar” y fue cumpliendo sus responsabilidades diarias que encontraron la muerte, porque las autoridades provinciales “no hicieron lo que deberían hacer” para que fuera un lugar seguro.

“Aquel día Rubén dejó de ir a una actividad que tenía en el gremio para no dejar sola a Sandra abriendo la escuela y sirviendo el mate cocido a los chicos. Mi hermano hacía 25 años que trabajaba cocinando y haciendo tareas de mantenimiento en la escuela, pero además daba clases de carpintería en el Centro de Formación Profesional 403 en la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA)”, contó.

Rodríguez describió a su hermano como “una persona muy solidaria, muy comprometida con lo que hacía y con su comunidad” al punto que muchas veces “iba a trabajar los sábados para cocinarle a los pibes” durante las jornadas de patios abiertos o campamentos; y otras “terminaba poniendo plata de su bolsillo porque se quedaba contento sólo con ver la alegría de los chicos”.

El juicio se extenderá hasta el 22 de septiembre y habrá audiencias todos los lunes, miércoles y viernes. Está previsto que el veredicto se conozca recién en octubre.

Dejanos tu comentario