Gazeta Oeste, Noticias de municipios de Zona Oeste del Gran Buenos Aires
Los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, hundido en 2017, fueron homenajeados esta mañana en la Base Naval de Mar del Plata, en...
COMPARTIR

Los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, hundido en 2017, fueron homenajeados esta mañana en la Base Naval de Mar del Plata, en un acto encabezado por el ministro de Defensa, Agustín Rossi, y donde serán ascendidos post mortem, según lo ordenado por el Presidente a principio de año.

Durante la ceremonia, que se realiza bajo los protocolos sanitarios exigidos por la pandemia de coronavirus, se entregó a las familias el Pabellón Nacional, jinetas y espadas correspondientes al ascenso post mortem de los 44 submarinistas dispuesto por el presidente Alberto Fernández el pasado 3 de marzo.

El 15 de noviembre de 2017, la Armada perdió la posición del navío con 44 marinos, tras el contacto establecido a las 7.30 de la mañana.

La última posición conocida fue en el área de operaciones del Golfo San Jorge, a 240 millas náuticas (a 432 kilómetros de la costa), al sudoeste de la Península Valdés.

Recién un año después, el 17 de noviembre de 2018, la empresa privada Ocean Infinity informó el hallazgo del submarino, muy cerca del punto de último contacto y a 907 metros de profundidad.

El tercer aniversario se produce mientras se aguarda una definición por parte de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, en el marco de la causa que investiga el hundimiento del submarino y las eventuales responsabilidades penales, a cargo de la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez.

El tribunal deberá expedirse en los próximos días respecto de diferentes planteos realizados entre el 29 y 31 de octubre últimos, tanto por parte de las defensas de los seis altos mandos de la Armada procesados en la investigación, como de las querellas que representan a los familiares de los tripulantes.

Las querellas pidieron que se agraven las calificaciones de los oficiales procesados por Yáñez en primera instancia.

También solicitaron que se investigue y se cite a indagatoria al expresidente Mauricio Macri, al exministro de Defensa Oscar Aguad y al exjefe de la Armada Marcelo Srur, pedido que fue acompañado por el fiscal ante el tribunal, Norberto Bellver.

La Cámara Federal tendrá que resolver también los planteos de las defensas, que reclamaron absoluciones para los seis marinos procesados por «estrago culposo agravado por el resultado de muerte».

En cuanto a la investigación del hundimiento, la querella mayoritaria de familiares denunció además el miércoles último en los tribunales de Comodoro Py a Macri, Aguad y Srur por presunto encubrimiento, luego de que uno de los marinos imputados asegurara en su declaración ante la Cámara que desde el 5 de diciembre de 2017, 20 días después de la desaparición del buque, el Gobierno de Cambiemos sabía dónde se encontraban sus restos.

El anuncio del hallazgo del San Juan se produjo en los primeros minutos del sábado 17 de noviembre de 2018, dos días después del primer aniversario de su desaparición, mientras decenas de familiares se encontraba en Mar del Plata después de haber participado en un acto de homenaje para la tripulación.

El casco del buque clase TR-1700, de 66 metros de largo, fue localizado a más de 900 metros de profundidad sobre el lecho marino, completamente deformado e implosionado a 460 kilómetros al este de las costas de Chubut, tras un proceso de búsqueda que se extendió a lo largo de un año y que contó con el apoyo de las marinas de cerca de 20 países desde que se reportara la última comunicación.

El San Juan perdió contacto a las 7.19 del 15 de noviembre de 2017, ocho horas después de que su jefe de operaciones informara sobre un principio de incendio en el tanque de baterías número 3, provocado presuntamente por el ingreso de agua por el sistema de ventilación mientras navegaba en medio de un fuerte temporal, en el marco de una patrulla de mar para tratar de identificar pesqueros ilegales.

Los restos fueron hallados por el buque noruego Seabed Constructor, perteneciente a Ocean Infinity, una firma estadounidense especializada en rescates y exploraciones subacuáticas, contratada por el Gobierno nacional para llevar adelante la búsqueda con dispositivos capaces de operar en profundidades de hasta 6.000 metros.

La localización se produjo en un área muy próxima al lugar en que se había registrado el último contacto y al sitio en el que la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares reportara durante los primeros días de búsqueda un «evento anómalo, singular, corto, violento, y no nuclear, consistente con una explosión».

 

Dejanos tu comentario